Papo & Yo

“Para mi madre, mis hermanos y mis hermanas, con quienes sobreviví  al monstruo que habitaba en mi padre”.

Así empieza Papo & Yo, con una tremenda dedicatoria. Su creador, Vander Caballero, refleja en este juego los horrores que vivió en casa junto a su padre alcohólico.

Y junto a Quico y su robot Lula, dentro de un armario, nos escaparemos  dibujando en la pared un mundo imaginario similar a de las favelas de brasil.

En el, nos encontraremos solos y perdidos, pues no hay habitante alguno. tan solo una joven que nos irá guiando por los laberintos de viviendas. Unas viviendas, que aunque son en ocasiones repetitivas y con texturas de baja calidad, están decoradas con impresionantes y coloridos grafitis latinoamericanos.

Una vez asimilado el lugar, conoceremos a Monstruo. un gran bicho dormilón de color rosado con un cuerno. Le encantan a los cocos, y se atiborrará de ellos cada vez que los vea. Momento en el que buscará un lugar para echar una cabezadita y podremos utilizar su tripa para saltar y llegar a otros sitios.

Usaremos los cocos para hacer que nos acompañe a distintos lugares e ir avanzando por los decorados. La cosa se irá complicando, pues veremos unas ranas verdes venenosas a las que Monstruo es adicto. y nada mas verlas, ira a comerselas. El problema es que si lo logra, se desatará su furia, se volverá agresivo y nos perseguirá para pegarnos.

El juego es una Aventura con rompecabezas en 3D y a lo largo de él, iremos desatascando recuerdos oscuros de la infancia de Quico y entendiendo mejor las metáforas que nos deja el juego.

Sin lugar a dudas, estamos ante un juego que quiere conectar con el jugador, quiere contarle algo y generarle emociones.

A nivel personal, me ha gustado (mas el final que otra cosa) pero he detectado muchas carencias que han hecho pierda el vinculo entre Quico y yo.

Para empezar, la elección de Quico no me ha gustado. Es un personaje frío y robótico, no se si hubiera sido mas acertado un juego en 2D, pues creo que transmite mucho mejor los sentimientos que el gélido 3d.

Los decorados, repetitivos, hacen que se pierda frescura y sientas estar siempre por los mismos sitios. el sistema de colisiones tampoco ayuda, pues creo que es la parte que mas errores tiene.

Los puzzles, tirando a simples, no están conectados con la historia (salvo el ultimo) y quedan un poco inconexos. no sientes bien el proceso que hay entre Quico y Monstruo.

La duración no es alta, en unas 3 horas lo habrás terminado. Pero a pesar de todos los errores, el juego termina transmitiendo. ¿Podría haberlo hecho mejor? seguro. Pero no hay que dudar de la apuesta que se ha llevado a cabo. Comparto la opinión de su creador en admitir que el primer juego que le transmitió sentimientos, fue ICO. Y es cierto que tiene cierta similitud con el.

Aun así, creo que Vander hace algo de trampas predisponiendo al jugador y poniendolo alerta, pues logra previo aviso que el jugador sienta el dolor y sufrimiento de ese niño intentando ayudar a su padre alcoholico.

Sin esa terrible dedicatoria, ¿el jugador medio entendería el juego? ¿sentiría afinidad? creo que no.

Anuncios

Un comentario en “Papo & Yo

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s