La decadencia de la destreza

Recuerdo con cariño juegos de mi infancia cómo La Pulga, Sir Fred o La abadía del crimen. Pasaba horas delante del mi Amstrand descubriendo cómo pasarme cada pantalla, lograr derrotar a ese espadachín o robarle la llave a un fraile. Son juegos que nunca terminé, mi juventud no estaba a la altura de su dificultad, pero eso no los hacía peores, todo lo contrario.flashback

Más tarde, me encontraba con nuevos retos, como por ejemplo, Indiana Jones y la última cruzada o Flashback de Megadrive. Eran juegos más largos que los anteriores, y aún así su dificultad, me obligó a dar lo mejor de mí.  Logré terminarlos, pero he de reconocer que necesite pistas, amigos y guias para finalizar las 3 pruebas de Indiana Jones.

Según avanzan los años, la sensación que tengo es que hay una bajada brutal en la dificultad, sobre todo en la pasada generación de consolas. Lo curioso es que cuanto más duración y mejores gráficos tienen los juegos, mas sencillos resultan; los enemigos finales se derrotan con Quicktime events, Los checkpoints están a la vuelta de la esquina, nuestro personaje rara vez tiene barra de energía, tenemos ítems por doquier y si se nos está atascando un nivel, no dudéis que aparecerán nuevos ítems para hacernos la vida mas fácil.

¿Que está pasando?

La causa de la bajada de dificultad, según mi opinión, puede estar basada en varios factores, como por ejemplo, que los juegos ya no tienen tantas limitaciones en tamaño y memoria, por consiguiente, ya no tienen que ser tan difíciles para que duren más. Otro factor importante, es querer atraer al jugador casual, ya que al haber una amplia oferta de títulos, éste, frustrado, abandonará el juego y se irá a otro.

Es obvio que ahora se diseñan y se piensan mejor los videojuegos, la curva de dificultad y la habilidad del diseñador para adaptarla, evita que el jugador se aburra o frustre, pero el verdadero motivo de la rebaja de dificultad, en mi opinión, es por una razón puramente económica.

Mal educar al jugador es la gran consecuencia directa de todos estos factores. Acostumbrarle a lo fácil, a que siempre gane con un esfuerzo moderado, premiarle con fuegos de artificio… de esta manera le cortamos la posibilidad de experimentar la emoción y satisfacción de lograr desafíos aparentemente inalcanzables, donde el corazón se dispara y se canaliza en gritos de euforia tras recibir ese gran premio que es conseguir el objetivo. Apenas recuerdo satisfacciones como las que me generaban los juegos de antaño.

Está genial invitar al casual a que descubra los juegos, pero una vez “convencido” nuestra labor es la de educarle. 

Creo que no todo el mundo debería terminarse los videojuegos. Considero La Dificultad como medidor de inteligencia, destreza, constancia, paciencia… sólo así aprenderá y mejorará con el tiempo convirtiéndose en un orgulloso jugador.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s